viernes, 28 de abril de 2017

PAUTAS PARA HACER UNA MONOGRAFÍA


     
                                                                                                               Por Sandro Olaza Pallero




    INTRODUCCIÓN


Muchas veces se da la situación en la que un docente solicita a sus alumnos la redacción de una monografía, dando por sentado que ellos ya saben cómo hacer el trabajo. Pero muchas veces, en los niveles de estudios secundarios, terciarios y universitarios, no se facilitan los elementos fundamentales para la tarea. Los estudios históricos jurídicos tampoco escapan a esta realidad. Es por ello que, con el fin de brindar una orientación, a continuación se brindan nociones básicas para que el alumno pueda hacer una monografía.



    1. MONOGRAFÍA


Una monografía es el tratamiento de un  sólo tema y como  tal se opone a una “historia de”, a un manual, a una enciclopedia. Umberto Eco señala este principio fundamental:cuanto más se restringe el campo mejor se trabaja y se va más seguro. En el ámbito de los estudios históricos jurídicos puede ser sobre: instituciones, ideas jurídicas, etc.



    2. ELECCIÓN DEL TEMA


 Este es el primer paso y es una cuestión muy importante porque de ella depende en gran medida el éxito del trabajo a realizar. Si la monografía no es solicitada específicamente por el profesor, entonces es el alumno quien debe elegir el tema. 
En tal caso, ¿cómo proceder? Se sugiere averiguar qué temas se han investigado recientemente sobre el campo asignado. Para ello se puede recurrir a catálogos de revistas especializadas, recursos informáticos, etc. Para la elección del tema hay que tener en cuenta varios factores: el interés personal y general sobre el mismo, la utilidad del trabajo a realizar y las fuentes de información que estén al alcance. No es aconsejable embarcarse en una investigación para la cual no se dispone de fuentes o para la que no se halla bibliografía suficiente.



3. ¿CÓMO LIMITAR EL TEMA?


Tan importante como la elección del tema es su limitación. Si no se ajusta bien el tema no se sabrá hacia dónde se dirige ni tampoco la finalización. De mayor a menor se trata de:

Tema general
            Sub-tema
                        Monografia

Ejemplo: Tema general: La inquisición en España y América
                        Sub-tema: El virreinato del Río de la Plata
                                               Monografía: La inquisición en el virreinato del Río de la Plata.

Ejemplo: Tema general: Las relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas (siglos XVI-XIX)
                        Sub-tema: Época de Rosas
                                   Monografia: Las relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas en la época de Rosas

Ejemplo: Tema general: La pena de muerte (siglos XVIII-XIX)
                        Sub-tema: Época patria
                                               Monografia: La pena de muerte en la época patria




4. HACER UN BOSQUEJO TENTATIVO


El bosquejo tentativo sería una especie de proyecto que da el marco general del trabajo a realizar. En ese bosquejo se tiene que poner divisiones mayores del tema y divisiones menores.



5. RECOPILAR INFORMACIÓN


En esta etapa hay que reunir información sobre el tema a tratar. Se recurrirá a:
a) Archivos de bibliotecas; b) Bibliografías sobre el tema elegido (catálogos, etc.); c) Examinar revistas que traten el tema (hemerotecas, etc.); d) Artículos en diccionarios y enciclopedias; e) Consulta a profesores o especialistas en la materia; f) Recursos informáticos.



6. PREPARAR FICHAS O APUNTES


Este paso consiste en leer las fuentes disponibles, haciéndolo con criterio, es decir, siguiendo ciertas pautas básicas:
a) Extractando el contenido que deseamos utilizar; b) Resumiendo el contenido en las propias palabras; c) Escribiendo críticas breves para tener en cuenta a la hora de redactar la monografía.



7. ORGANIZAR LOS DATOS RECOGIDOS

Ahora corresponde organizar los contenidos extraídos. Para ello hay que revisar y ampliar el bosquejo tentativo y colocar claves de las citas que se quiere hacer en cada una de las subdivisiones del bosquejo.



8. ESTRUCTURA DE LA MONOGRAFIA


Toda monografía tiene una estructura que consiste en:
a) Portada: donde va el título, el autor, a quien es presentada, la materia a la que corresponde, la facultad o seminario, la ciudad y la fecha; b) Introducción: donde se indica el tema, el propósito, circunstancias que llevaron a elegirlo, lo que se quiere demostrar y otros elementos que tienen que ver con aspectos introductorios de la temática; c) Índice: títulos y subtítulos con las páginas donde comienzan, d) Cuerpo: donde se desarrolla el tema; e) Conclusión: la página o las páginas donde se remata el trabajo y donde se resume la investigación; e) Fuentes documentales éditas o inéditas; f) Bibliografía; g) Apéndice documental (si es necesario).


9. NORMAS SOBRE PRESENTACIÓN DE LA MONOGRAFÍA


9. 1. Citas en el texto
Si son breves, se incluyen entrecomilladas; si pasan de las tres líneas, se las separa del cuerpo del texto y se las destaca mediante una sangría de cinco espacios, sin poner comillas.

9. 2. Aparato erudito

9. 3. Citas bibliográficas
a. De libros
Autor (en Mayúscula); título (en bastardilla); edición, desde la segunda en adelante; tomo o volumen si la obra comprende más de uno; lugar, editor y año de edición; número de página o de las páginas extremas.
Ejemplo:
RICARDO LEVENE, Investigaciones acerca de la historia económica del Virreinato del Plata, 2° edición, 1.2, Buenos Aires, El Ateneo, 1952, pp.114-116.
b. De artículos
Autor (Mayúscula); título del artículo (entrecomillado); título de la revista o diario (enbastardilla); número del volumen, año y otras subdivisiones si las hubiese; lugar, editor y año efectivo de edición, número de página (s).

Ejemplo:

JULIO CÉSAR GONZÁLEZ, “La misión Guido-Luzuriaga a Guayaquil (1820)”, Boletín del Instituto de Historia Argentina “Doctor Emilio Ravignani”, 2° serie, t. 13, año 13, n° 22-23, 1970, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 1971, p. 10.
c. Cita segunda sucesivas de una misma obra
Después de la primera cita, solo se pone el apellido del autor, seguido de op.cit. y del número de página. Si la obra tiene más de un volumen, se consigna también el número de éste.
Ejemplo:
CARBIA, op.cit., p. 120
LEVENE, op.cit., t. 23, p. 120.
Si se cita más de una obra del mismo autor, se conservan las primeras palabras del título para individualizarla.
LEVENE, Investigaciones, cit., t. 1, p. 24.
LEVENE, Historia del Derecho cit, t. 1, p.99.
Si hay dos autores del mismo apellido se conserva el nombre de pila.
RICARDO LEVENE, op.cit, p. 29.
En el caso de los artículos, se procede de la misma manera.
GONZÁLEZ, op.cit., p. 11.
Si hay citadas otras obras del mismo autor, se agrega parcialmente el título.
GONZÁLEZ, "La misión Guido" cit., p. 11.

9. 4. Citas de documentos
a. Inéditos
Tipo, autor y destinatario —si corresponde—, lugar y fecha; repositorio y signatura topográfica.
Francisco de Paula Sanz al virrey Loreto, Buenos Aires, 23-VIII-1788, Archivo General dela Nación IX-45-6-6.
b. Editados
Tipo, autor y destinatario —si corresponde—, lugar y fecha; autor (en Mayúscula); título(en bastardilla); edición, de la 2° en adelante; tomo o volumen si es más de uno; lugar, editor y año de edición; número de página.
Ejemplo:
El deán Funes a Daniel Florencio O'Leary, Buenos Aires, 16-X-1824, en BIBLIOTECA NACIONAL, Archivo del doctor Gregorio Funes, t. 3, Buenos Aires, 1949, pp. 304-305.
c. Cita segunda sucesivas de un mismo documento
Se ponen los apellidos del autor y del destinatario y se conserva íntegra la fecha; en caso de ser un documento editado se agrega la página.
Sanz a Loreto, 23-VIII-1788 cit.
Funes a O'Leary, 16-X-1824 cit., p.304.


9. 5. Citas de material de Internet


El material citado de Internet se puede citar de esta manera:

Olaza Pallero, Sandro, “Pautas hacer una monografía” [citada 30 de marzo de 2010]
Disponible en Internet en:


9.6. Cita de una película

Mundo grúa [película]. Producción ejecutiva, dirección y guión de Pablo Trapero. Productora asociada Lita Stantic. Buenos Aires: Lita Stantic-Pablo Trapero-Cinematográfica Argentina, 1999. 5 carretes (90 min.), son., byn, 35 mm.


Op. cit. quiere decir “obra citada”, en abreviatura latina. En el caso que se trabajen dos (o más) obras del mismo autor, luego de la primer cita (donde se consignan todos los datos bibliográficos) puede citarse de manera abreviada: Levaggi, Paz en la frontera…, p. 9.
Nunca debe usarse op. cit. para un autor del que vamos citar más de una obra en la monografía, porque el lector no sabrá de cuál de las obras se trata.


Ibíd. Otro modo de evitar la abundancia de datos es la utilización de la expresión Ibídem(abreviada generalmente por Ibíd o Ibid.). Se utiliza esta expresión cuando uno va a citar otro párrafo de la misma obra en una nota inmediatamente posterior. Entonces, quiere decir que se está trabajando la misma obra de la última cita, pero en una página distinta (si es en la misma página que la cita anterior, sólo puede ponerse Ibíd., y en tal caso se entiende que es otro párrafo de la misma página citada previamente).


Negritas o cursivas originales. Si la cita que uno hace textualmente tiene negritas, subrayado o cursivas, debe consignarse, luego de la indicación de página, “negritas originales”, “cursivas originales”, o “énfasis original”. También existe la posibilidad de que uno (como autor de la monografía) quiera dar énfasis a ciertas palabras de la cita. En tal caso, debe consignarse “énfasis nuestro”, “cursivas añadidas”, o palabras similares.



10. ESCRIBIR LA MONOGRAFÍA


Con los datos recogidos y el bosquejo más o menos completo con sus divisiones y sub-divisiones, ahora hay que redactar el trabajo. Algunos aspectos prácticos que hacen a la redacción son los siguientes: a) Utilizar los términos exactos. Si hay dudas, consultar al diccionario; b) Escribir en tercera persona es aconsejable, sobre todo cuando se escribe una tesis. Por ej.: En lugar de decir: “como resultado de la investigación que he realizado...” debiera decirse: “como resultado de la investigación que el autor ha realizado...”; c) Gramática y puntuación. Procurar que las oraciones sean completas, con sujeto y predicado y no frases aisladas. Procurar oraciones cortas. Evitar repeticiones innecesarias. Coordinar bien los tiempos verbales. Por ejemplo si estamos usando el pasado, no cambiar a tiempo presente en el mismo párrafo y viceversa. En cuanto a puntuación, colocar donde corresponde los puntos que dividen las oraciones. Si se cambia de párrafo se coloca punto y aparte. Las comas (,) se utilizan para separar una serie de cosas: ej. “El problema de esos gobiernos radicaba en: conflictos, liderazgo y administración.” La conjunción se coloca antes del último término de la lista; d) Evitar en la medida de lo posible la adjetivación. En monografías o tesis, el autor tiene que procurar ser objetivo y no tendencioso. Por lo tanto, debe evitar el uso indiscriminado de adjetivos; e) Evitar el lenguaje ampuloso y afectado. Con esto se hace referencia a aquella tendencia de algunos escritores que abusan del pleonasmo y lenguaje muy rebuscado que lo torna ininteligible.



Bibliografía:


Botta, Mirta, Tesis, monografías e informes. Nuevas normas y técnicas de investigación y redacción, Buenos Aires, Biblos, 2002.
Eco, Humberto, Como se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de investigación, estudio y escritura, Barcelona, Gedisa, 1999.

INSERTAR O ELIMINAR UNA NOTA AL PIE DE PÁGINA


Las notas al pie y notas al final se utilizan en los documentos impresos para explicar, comentar o hacer referencia al texto de un documento. Puede utilizar las notas al pie para comentarios detallados y las notas al final para citar fuentes de Información.
NOTA   Si desea crear una bibliografía, encontrará comandos para crear y administrar fuentes de información y citas en la ficha Referencias del grupo Citas y bibliografía.

Notas al pie y notas al final

Las notas al pie o las notas al final constan de dos partes vinculadas: la marca de referencia de nota y el texto correspondiente a la nota.
Ejemplo de una nota al pie y de una nota al final en un documento
1. Marcas de referencia de notas al pie y notas al final
2. Línea de separación
3. Texto de nota al pie
4. Texto de nota al final


Insertar una nota al pie o una nota al final

Microsoft Office Word numera automáticamente las notas al pie y las notas al final. Se puede utilizar un solo esquema de numeración en todo un documento, o bien, distintos esquemas de numeración para las diversas marca de referencia de notasección de un documento.
Al agregar, eliminar o mover notas numeradas automáticamente, Word vuelve a numerar las marcas de referencia de las notas al pie y al final.
NOTA   Si las notas al pie del documento están numeradas de forma incorrecta, es posible que el documento contenga marcas de revisión. Acepte las marcas de revisión para que Word numere correctamente las notas al pie y las notas al final.
  1. En la marca de referencia de notasecciónvista Diseño de impresión, haga clic en el lugar donde desee insertar la marca de referencia de nota.
  2. En el grupo Notas al pie de la ficha Referencias, haga clic en Insertar nota al pie o en Insertar nota al final.
    Word Ribbon Image
    Método abreviado de teclado  Para insertar subsiguientes notas al pie, presione CTRL+MAYÚS+Y. Si desea insertar posteriores notas al final, presione CTRL+ALT+O.
    De manera predeterminada, Word coloca las notas al pie al final de cada página y las notas al final al término del documento.
  3. Para realizar cambios de formato en las notas al pie o las notas al final, haga clic en el iniciador del cuadro de diálogo Notas al pie y siga uno de estos procedimientos:
    • En el cuadro Formato de número, haga clic en el formato que desee usar.
    • Para utilizar una marca personalizada en vez de un formato tradicional de número, haga clic en Símbolojunto a Marca personal y, a continuación, elija una marca en los símbolos disponibles.
  4. Haga clic en Insertar.
    NOTA   Esta acción no cambia los símbolos existentes, sino que sólo agrega nuevos símbolos.
    Word inserta el número de nota y sitúa el punto de inserción a continuación del número de nota.
  5. Escriba el texto de la nota.
  6. Haga doble clic en el número de nota al pie o nota a final para volver a la marca de referencia en el documento.

Cambiar el formato de los números de las notas al pie o notas al final

  1. Coloque el punto de inserción en la marca de referencia de notasección en la que desee cambiar el formato de la nota al pie o la nota al final. Si el documento no está dividido en secciones, coloque el punto de inserción en cualquier lugar del documento.
  2. En la ficha Diseño de página, haga clic en el Iniciador del cuadro de diálogo Pie de página y nota al final.
  3. Haga clic en Notas al pie o en Notas al final.
  4. Haga clic en la opción deseada del cuadro Formato de número.
  5. Haga clic en Aplicar.

Crear un aviso de continuación de notas al pie o notas al final

Si una nota al pie o nota al final es demasiado larga para caber en una página, puede crear un aviso de continuación para indicar a los lectores que dicha nota continúa en la página siguiente.

  1. Asegúrese de que está en la vista Borrador haciendo clic en Borrador junto a Vista en la barra de estado.
  2. En el grupo Notas al pie de la ficha Referencias, haga clic en Mostrar notas.
    Word Ribbon Image
  3. Si el documento contiene notas al pie y notas al final, aparecerá un mensaje. Haga clic en Ver el área de notas al pie o Ver el área de notas al final y, a continuación, en Aceptar.
  4. En la lista del panel de notas, haga clic en Aviso de cont. de notas al pie o en Aviso de cont. de notas al final.
  5. En el panel de notas, escriba el texto que desee utilizar para el aviso de continuación. Escriba, por ejemplo:Las notas al pie continúan en la página siguiente.


Eliminar una nota al pie o una nota al final

Para eliminar una nota, se trabaja con la marca de referencia de nota en la ventana del documento, no con el texto de la nota.

Una marca de referencia de nota en un documento

1. Marca de referencia de nota
Si elimina una marca de referencia de nota numerada automáticamente, Word volverá a numerar las notas con el nuevo orden.

Eliminar una nota

  • En el documento, seleccione la marca de referencia de la nota al pie o de la nota al final que desee eliminar y, a continuación, presione la tecla SUPRIMIR.

miércoles, 26 de abril de 2017

MODELO DE MONOGRAFÍA-PAUTAS PARA HACER UNA MONOGRAFÍA





San Isidro rosista. El juzgado de paz


Sandro Olaza Pallero
UBA-USAL
______________________________________________________________

1.  Introducción

El objeto del presente trabajo consiste en aproximarnos al estudio del juzgado de paz del partido de San Isidro en la época de Juan Manuel de Rosas. Se presentan en esta monografía los rasgos distintivos de esta institución en el orden jurídico y social.

2.  Estado de la cuestión

La temática ha sido objeto de varios estudios emprendidos desde diferentes ángulos, pero los criterios que trascendieron en esas obras fueron los de la historia social y económica, antes que los de la historia jurídica.
Dentro del estricto campo de la historia del derecho, no se puede dejar de mencionar a Ricardo Levene, quien en su Historia del Derecho Argentino dedicó un capítulo a los jueces de paz de campaña.[1] Otros estudiosos de la temática fueron Benito Díaz[2] y José María Rosa[3]. Entre los historiadores del derecho que en sus trabajos sobre administración de justicia han citado a los jueces de campaña, se destacan Manuel Ibañez Frocham[4], Luis Méndez Calzada[5], Víctor Tau Anzoátegui[6], Abelardo Levaggi[7] y María Rosa Pugliese.[8]
En el área de la historia social y económica los autores que han tratado este tema específicamente o vinculándolo con otras investigaciones son: Juan Carlos Garavaglia[9], Raúl O. Fradkin[10], Jorge Gelman[11], Daniel Santilli[12], Tulio Halperín Donghi[13], María E. Barral[14], Sergio Cercós[15],  Ricardo Salvatore[16] y Oreste Carlos Cansanello.[17]
No se puede dejar de mencionar en los historiadores locales los trabajos de Jorge André Lavalle, Alberto N. Manfredi (h) y Paula André de Shaw Estrada, donde recopilaron importante documentación sobre los jueces de paz de San Isidro.[18]

3.  Origen de la institución

            Los juzgados de paz de la provincia de Buenos Aires nacieron de la supresión de la institución capitular de origen colonial: el cabildo. El cabildo, también llamado justicia, regimiento o junta capitular, por la multiplicidad de funciones a su cargo, fue la institución de gobierno español en América que tradujo más fielmente el desenvolvimiento de las comunidades locales. La justicia de primera instancia en lo civil y criminal estaba a cargo de los alcaldes ordinarios de primer y segundo voto, quienes despachaban los asuntos respectivos todos los días.[19]
En Buenos Aires, por inspiración del ministro Bernardino Rivadavia, el gobernador Martín Rodríguez remitió un proyecto a la Junta de Representantes donde proponía la abolición del cabildo de Luján. Se giró el mismo a estudio de una comisión y posteriormente se debatió en varias sesiones y se sancionó la ley del 24 de diciembre de 1821, que comprendía en la decisión no sólo al cabildo de Luján sino también al de Buenos Aires. En la ciudad se estableció la justicia de paz letrada, y en la provincia se continuó con la justicia de paz lega, pero solamente con atribuciones judiciales.[20]
Se trató armonizar el modelo napoleónico con la tradición indiana. Esto explica que la justicia de la campaña adquiriera también funciones


[1] Levene, Ricardo, Historia del Derecho Argentino, Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1949, t. V.
[2] Díaz, Benito, Juzgados de Paz de Campaña de la Provincia de Buenos Aires (1821-1854)La Plata, Universidad Nacional de La Plata, 1959.
[3] Rosa, José María, “La justicia de la campaña de Buenos Aires. Contribución a la Historia del derecho procesal provincial”, en Universidad Nacional de La PlataHomenaje a Salvador de la Colina, Eva Perón, 1952.
[4] Ibáñez Frocham, Manuel, La Organización Judicial Argentina (Ensayo histórico). Época colonial  y antecedentes patrios hasta 1853, Buenos Aires, La Facultad, 1938.
[5] Méndez Calzada, Luis, La función judicial en las primeras épocas de la Independencia.Estudio sobre la formación evolutiva del poder judicial argentino, Buenos Aires, Editorial Losada, 1944.
[6] Tau Anzoátegui, Víctor, “La administración de justicia en las provincias argentinas (1820-1853)”, en Revista de Historia del Derecho n. 1, Buenos Aires, 1973, pp. 205-249.
[7] Levaggi, Abelardo, Orígenes de la codificación argentina: Los reglamentos de administración de justicia, Buenos Aires, UMSA, 1995.
[8] Pugliese, María Rosa, “La administración de justicia”, en Academia Nacional de la HistoriaNueva Historia de la Nación Argentina, Buenos Aires, 2003, t. V, pp. 405-438.
[9] Garavaglia, Juan Carlos, “Paz, orden y trabajo en la campaña: La justicia rural y los juzgados de paz en Buenos Aires, 1830-1852”, en Desarrollo Económico. Revista de Ciencias Sociales n. 146, Buenos Aires, Julio-Setiembre 1997, pp. 241-262; “El funcionamiento del juzgado de Areco durante el rosismo (1830-1852)”, en  Fradkin, Raúl,Canedo, M. y Mateo, J. (comp.), Tierra, población y relaciones sociales en la campaña bonaerense, 1700-1850, Mar del Plata, Universidad Nacional de Mar del Plata, 1999, “La justicia rural en Buenos Aires durante la primera mitad del siglo XIX (estructuras, funciones y poderes locales), en Garavaglia, Juan Carlos, Poder, conflicto y relaciones sociales. El Río de la Plata,  XVIII-XIX, Rosario, Homo Sapiens, 1999; Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830, Buenos Aires, Ediciones de la Flor-Instituto de Estudios Históricos Sociales, 1999  y “La propiedad de la tierra en la región pampeana bonaerense: algunos aspectos de su evolución histórica (1730-1863)”, en Fradkin, Raúl O. y Garavaglia, Juan Carlos, En busca de un tiempo perdido. La economía de Buenos Aires en el país de la abundancia 1750-1865, Buenos Aires, Prometeo, 2004, pp. 65-106.
[10] Fradkin, Raúl O., “Los contratos rurales y la transformación de la campaña de Buenos Aires durante la expansión ganadera (1820-1840)”, en Fradkin, y GaravagliaEn busca de un tiempo perdido…,  pp. 195-233 y “La experiencia de la justicia: Estado, propietarios y arrendatarios en la campaña bonaerense (1800-1830)”, en Fradkin, Raúl O. (comp.), La ley es tela de araña. Ley, justicia y sociedad rural en Buenos Aires, 1780-1830, Buenos Aires, Prometeo, 2009, pp. 83-120.
[11] Gelman, Jorge y Santilli, Daniel, “Expansión ganadera y diferencias regionales. La campaña de Buenos Aires en 1839”, en Fradkin, y GaravagliaEn busca de un tiempo perdido…,  pp. 235-285.
[12] Ídem.
[13] Halperín Donghi, Tulio, La formación de la clase terrateniente bonaerense, Buenos Aires, Prometeo, 2007.
[14] Barral, María E. y Fradkin, Raúl O., “Los pueblos y la construcción de las estructuras de poder institucional en la campaña bonaerense (1785-1836)”, en Fradkin, Raúl O. (comp.), El poder y la vara. Estudios sobre la justicia y la construcción del estado en el Buenos Aires rural, Buenos Aires, Prometeo, 2007, pp. 25-58.
[15] Cercós, Sergio, “La campaña bonaerense en el período federal y la construcción de la política”, en Cuadernos de Historia Regional n. 20-21, Luján, 1999, pp. 147-166.
[16] Salvatore, Ricardo, “Expresiones federales: Formas políticas del federalismo rosista”, en Goldman, Noemí y Salvatore, Ricardo (comp.), Caudillismos rioplatenses. Nuevas miradas a un viejo problema, Buenos Aires, EUDEBA, 2005, pp. 189-222.
[17] Cansanello, Oreste Carlos, De súbditos a ciudadanos. Ensayo sobre las libertades en los orígenes republicanos. Buenos Aires 1810-1852, Buenos Aires, Imago Mundi, 2003.
[18] André Lavalle, Jorge, Manfredi (h), Alberto N. y André de Shaw Estrada, Paula, San Isidro Punzó, San Isidro, Museo, Biblioteca y Archivo Histórico Municipal de San Isidro, 2005.
[19] San Martino de Dromi, María Laura, El Cabildo, Buenos Aires, Ediciones Ciudad Argentina, 1996, p. 25.
[20] DíazJuzgados de Paz de Campaña…, p. 10. LeveneHistoria del Derecho Argentino, t. V, p. 71.